¿Qué es una vivienda ecológica y sostenible?

En los procesos de construcción de nuevas estructuras los expertos en sostenibilidad recomiendan tener en cuenta ciertos factores que ayudan a garantizar el ahorro energético futuro. La idea principal que rodea a la creación de un hogar sostenible se encuentra en construir teniendo en mente las pautas bioclimáticas, que bien introducidas en la vivienda pueden asegurar un ahorro energético incluso del 80% en algunos de los casos.

Los expertos recomiendan que cuando se esté planteando la construcción de una vivienda se tengan en cuenta las claves del desarrollo sostenible con la intención de obtener la mejor calificación energética. Esto llevará a que los residentes, cuando comiencen a vivir en el edificio, disfruten del mayor ahorro de energía y puedan beneficiarse de un entorno agradable y satisfactorio. Es algo que se puede cumplir prestando especial atención a cinco factores distintos: la orientación de la vivienda, las energías renovables, el aislamiento, la elección de sistemas que apuestan por el bajo consumo y contar con la presencia de zonas verdes.

La orientación es el paso por el cual empezar en todos los casos para comenzar a trabajar en una vivienda sostenible. Hay que asegurarse de que la posición del edificio es la correcta para que en los meses de invierno se aproveche más el calor acumulado proporcionado por la energía solar y que en verano la radiación excesiva emitida por el sol no resulte sofocante ni nociva para los habitantes del hogar.

Las energías renovables se tienen que aprovechar con medios como la instalación de paneles solares, aunque un buen aislamiento en el interior de la casa también es imprescindible, porque ayudará a mantener el calor de la calefacción en invierno y evitará que el verano produzca recalentamientos innecesarios. Para ello se puede optar por diversos métodos dependiendo del tipo de ventanas en las que se esté pensando.

El bajo consumo siempre tiene que ser una prioridad. Si todas las ideas implementadas están dirigidas a que la casa sea sostenible, no se puede cometer el error de optar por sistemas interiores que no ahorren. Una buena elección son lámparas y otros pequeños elementos del hogar que tengan un modo de bajo consumo y que sean favorables para el gasto energético.

En último lugar, rodear el hogar de zonas verdes es beneficioso porque ayuda a que el entorno bioclimático sea más factible. La naturaleza puede ser muy favorable para llegar a dar forma a viviendas construidas bajo la filosofía del diseño sostenible.

Share